Dirección estratégica: “Saborea y vive la Visión de tu empresa”

Dentro del campo de la dirección estratégica siempre nos vamos a topar con temas fundamentales como la definición y el trabajo de la visión, la misión, los valores y los objetivos estratégicos, pero aunque en innumerables ocasiones se ha señalado la importancia de su desarrollo y comunicación, pocas veces se le dedica tiempo para analizarla y replantearla, sobretodo en las pequeñas empresas que se encuentran trabajando a todo galope en la empinada cuesta de la etapa de crecimiento de todo negocio.

Bueno es aquí, donde quiero detenerme para empezar a analizar cada uno de estos puntos clave en una serie de artículos comenzando por la “Visión”.

Cuando hablamos de la visión, rápidamente nos viene a la mente el concepto más simple que a todos nos inculcan y el más básico en la carrera profesional, que es el “cómo nos vemos en el futuro”. Pero luego de haber leído diferentes libros y artículos, además de haber conversado con especialistas en diferentes ramas de la administración, fueron saltando ideas que iban completando una visión mucho más aterrizada que aquella idea inicial. Por un lado encontré que no sólo bastaba con que fuera el producto de nuestra imaginación sumada con nuestros deseos, la visión debe ser definida como una frase inspiradora y que a la vez defina a la institución de una manera tan real como si ya se hubiese construido; a esta visión de una organización exitosa y realizada, un catedrático la denominó como la “visión de éxito”, que no es más que la típica articulación que encontramos en muchos negocios en la que se utilizan expresiones como “ser una empresa líder en…” o “Ser reconocidos como la mejor empresa de determinado sector”. Pero hasta aquí la visión no está completa, porque sería como ver desde afuera de un restaurante un delicioso plato sin ni siquiera sentir su aroma y mucho menos llegar a saborearlo. Es aquí, donde también puede añadirse a todo esto el concepto de “nivel de servicio objetivo”, que viene a ser la descripción de lo que hacemos pero al nivel de la segunda idea (visión de éxito). Es decir que, si buscamos ser el mejor hotel no podemos suponer que nos vamos a ver en nuestra visión como un gran hotel lujoso y reconocido pero con la misma calidad de atención que brindamos el día de hoy, hay que ser realistas y tener bien presente que siempre que hagas lo mismo no podrás esperar resultados diferentes, y mucho menos mejores, en este mundo de consumidores cada vez más informados, conectados y exigentes.

Bien, ahora veamos, ya tenemos el sueño que queremos cumplir y sabemos a que nivel queremos llegar a atender a nuestros clientes pero, aquí no acaba el asunto, hay que ser mucho más estratégicos a la hora de trabajar la visión puesto que tal y como encontré en uno de los libros de Martha Alles, existe la visión autónoma y la heterónoma que vienen a representar el contexto en el que se enfoca cada una y la influencia de distintos factores que pueden modificarlas. La visión autónoma se preocupa por la cultura interna y las congruencias entre los individuos y la organización; y la visión heterónoma se preocupa por la adaptación de la empresa con el medio externo. Es así que Etkin denomina como “gobierno de la organización” a la unión de estas dos visiones, un tanto extremas, entendiéndose como la conducción de la complejidad en un contexto cambiante e incierto en el que las empresas deben enfrentar una realidad interna donde las partes integrantes buscan y plantean sus propios fines e intereses. La función de este gobierno se desarrolla en un ámbito lleno de demandas múltiples pero no siempre congruentes por lo que las organizaciones no pueden mirar sólo hacia adentro o centrarse en su propia definición de lo correcto. Las empresas hoy, deben considerar los motivos y fines de sus integrantes así como también las necesidades de la comunidad para poder desarrollar una visión compartida y equilibrada; pues es la única manera de que realmente se genere un compromiso más que un acatamiento de órdenes y ventas frías.

Evolución de productos y serviciosResumiendo todo esto entonces podríamos decir que la visión no es algo estable ni tampoco que es un fin único, es un escalón, un peldaño más dentro del infinito proceso de la mejora continua. Con esto no quiero decir que pierden el tiempo desarrollándola sino que perderán su norte cuando dejen de hacerlo y, sin darse cuenta, quizá ya la hayan cumplido y sea momento de ser más ambiciosos y trazarse una nueva visión, divisar un nuevo peldaño.

La visión de tu empresa debes poder verla, sentirla y saborearla para que pueda ser inspiradora, debe llevar la esencia de todo sueño y si puedes imaginarla entonces puedes hacerla realidad.

En el siguiente artículo te diré cómo alcanzarla a través de la Misión.

Enrique Cabellos B.

Anuncios

5 Respuestas a “Dirección estratégica: “Saborea y vive la Visión de tu empresa”

  1. Pingback: Consejos para manejar una buena entrevista de trabajo | Tikber·

  2. Pingback: ¿Qué es la Marca Personal? | Tikber·

  3. Pingback: Entre el espacio-tiempo y las empresas! | Tikber·

  4. Pingback: Conocimientos básicos de la Empleabilidad « Tikber·

  5. Pingback: Dirección estratégica: “Misión de la empresa – Encuentra una razón y comprométete” « Tikber·

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s