¿De dónde viene y a dónde va la motivación?

Recuerdo que no hace mucho uno de mis profesores de diplomado desató un interesante debate en el aula cuando preguntó ¿nos deben motivar en la empresa o nos debemos automotivar, de dónde viene la motivación? Más del 90% de todos los que estaban presentes en aquel ambiente, dijeron que en la empresa eran los jefes quienes nos debían motivar, el resto estaba en duda y el profesor sostenía que no era así y que debíamos automotivarnos nosotros mismos. Pues bien a partir de ese momento se me quedó la duda y para resolverla decidí darme una vuelta por diferentes libros, páginas y blogs especializados y les voy a contar lo que pude encontrar.

Como todo camino en la vida, éste también comienza con el primer paso, definir las cosas, es así que cuando empecé a investigar acerca de la motivación me di cuenta de que en ninguna de las definiciones hablaba acerca de algo como “lo que hace otra persona por ti”. Otra cosa interesante de la que me pude dar cuenta es que, en algunas de ellas se hace mención más que todo a “darle una razón a alguien para hacer algo”, en una suerte de persuasión, lo que me hizo pensar entonces que la motivación viene a estar claramente relacionada con un estímulo, pero no cualquier estímulo. Analizando un libro de Martha Alles pude relacionarlo con una razón interna en la que cada persona llega a encontrar la motivación cuando se traza un objetivo a largo plazo y lo mantiene en su mente de manera recurrente, no se trata de pensamientos momentáneos sino por ejemplo de lo que uno quiere ser en la vida, el lugar en el que amaría vivir y cosas similares; es algo que por más que quisieras no podrías apartar de tu mente, es un sueño por cumplir.

Luego de llegar a todas estas conclusiones, en las que claramente vemos que la motivación es una suerte de persuasión interna, y para completar un poco más la idea, decidí estudiar diferentes teorías, sistemas y clasificaciones dentro del tema de la motivación, además también me adentré en el mundo del coaching para comprender de manera mucho más clara cuál es la contribución de esta ciencia al mismo tema. Para sorpresa mía todo apuntaba a que el entorno de la persona en realidad era simplemente como un lugar de aprobaciones, un lugar en el que uno aprueba lo que el entorno le ofrece y viceversa, pero en ninguno de los casos se alteraba el objetivo inicial del individuo por influencia impuesta del mismo ambiente, sobretodo para las nuevas generaciones. El único escenario en el que el objetivo podía sufrir modificaciones, era en el caso de que el aprendizaje o experiencia producto de la interacción entre la persona y su entorno, cambiara la visión personal del individuo quizá incorporándole nuevas cosas, como cuando un médico producto de realizar actividades administrativas ya no sólo quiere ser médico sino también administrador de su propia clínica; o cambiándola por completo, como cuando uno siempre quiso ser arquitecto pero luego se dio cuenta de que le gustaba más la medicina.

Todo esto, sumado al importante cambio de la repartición del poder entre las empresas y la sociedad, producto de la entrada de las redes sociales, me dirigió hacia la clara conclusión de que el concepto de motivación ha sufrido un gran cambio en los últimos años y los indicios están claramente por doquier. Hoy las personas defienden con más fuerza sus ideales y convicciones, ya no permiten abusos, no tienen miedo de dejar un trabajo y salir a buscar otro, en pocas palabras si algo no contribuye con su objetivo inicial, simplemente cambian de camino.

Ya casi para terminar y para dejar todo claro, me imagino toda esta situación representada de la siguiente manera: “imagínense que estuvieran en su auto y que existieran diez caminos que los llevaran al mismo destino al que quieren llegar, pero que cada uno tiene un inicio diferente, uno es rocoso, otro arenoso, otro lleno de lodo, etc. Sólo puedes elegir empezar por uno de acuerdo a las capacidades de tu vehículo, pero que no por ser el que más se acomode, necesariamente va a ser el correcto para ti. Además cada camino puede tornarse diferente en su trayecto haciéndose más difícil (poniéndoles obstáculos), o más fácil (con mejores señalizaciones), también pueden cambiar de condiciones y el rocoso convertirse en arenoso por ejemplo. Como cada camino corre paralelo a los demás, el tiempo que les tome alcanzar su destino sólo se verá dado por la dificultad del mismo y sólo dependerá de ustedes cuándo pasarse a la otra vía si lo ven conveniente, para no quedar atrapados o estancados.”

La simbología es sencilla, tu sueño no lo va a cambiar nada ni nadie, sólo tienes que decidirte a ir por él. El lugar en el que trabajes te servirá como un medio y puedes elegir cambiar de trabajo cuando notes que tienes otra oportunidad de avanzar más rápido. Que el camino se te haga más fácil significa que encontrarás señales externas que te digan que ese es el camino correcto, como felicitaciones, nuevos proyectos, mejores condiciones en el ambiente de trabajo, promociones o reconocimientos; en el camino difícil será lo contrario, injusticias, explotación, abusos y otros. Date cuenta en qué camino te encuentras y analiza si estás o no avanzando, quizá estés atascado.

Finalmente puedo entonces afirmar que la motivación más poderosa viene de tu propio interior y que es sumamente importante que encuentres el objetivo que quieres alcanzar, de lo contrario terminarás subyugado a los deseos de alguien más pues será como dicen “quien no sabe a donde quiere llegar, no le importa el camino que pueda tomar”.

El destino, el tiempo y el recorrido son decisión tuya.

Enrique Cabellos B.

Anuncios

4 Respuestas a “¿De dónde viene y a dónde va la motivación?

  1. Hola Enrique,

    Excelente artículo. Me has dejado reflexionando sobre el tema, y yo he caído en la pregunta de quien debe motivar (pensando que era el empresario).

    ¿Pero realmente es tan sencillo elegir tú propio camino? Sé que si generalizamos esta reflexión, sería muy correcto, ¿pero que pasaría con los casos “excepcionales”?. Personas que no son muy inteligentes o tienen problemas por su salud, dificultades geográficas o políticos/religiosos/empresariales.

    Yo tengo el coche y decido que camino me conviene por las señales, pero si una persona recibe malas señales y por sus circunstancias no tiene elección (sólo aceptarlo), ¿cómo se puede automotivar una persona así?

    Gracias

    Un Saludo

    • Hola Jalvru, gracias por haberte tomado el tiempo para leer el artículo y me da gusto que te haya podido brindar una nueva perspectiva de lo que pasa en el interior de la mente de las personas. Pues bien, con respecto a tu consulta tengo que decirte que me ha parecido muy interesante y te agradezco que hayas tocado este punto. Me tomé un buen momento para reflexionarlo y debo comenzar diciendo que “el mundo no incapacita a una persona, sólo una persona puede incapacitar todo su propio mundo”. Los sueños de cada uno son muy diferentes a los de otro, tu realidad en el presente puede ser simplemente el sueño anhelado de alguien más y como bien sabes los que tienen mucho no siempre son felices porque quizá desean el mundo sencillo de los que no tienen tanta fortuna, esto se da por la propia naturaleza humana de la insatisfacción constante.
      Llevando la imagen a otro nivel puedes también imaginar que en el camino que elijas no te encuentras sólo, en realidad hay caminos que corren paralelos, otros que se cruzan con el tuyo y hasta quizá algunos que corren en contra, pues no todos van hacia donde te diriges exactamente tú.
      Algo que se debe tener siempre presente es que cuando tú vas por tu camino no está prohibido mirar por la ventanilla al que va a tu costado, sino “podrías prácticamente causar un accidente si no lo haces” (básicamente conflictos). A las personas por naturaleza les da gusto hacer sentir bien o apoyar a quienes consideran que luchan por algo similar a su causa, que tiene sentido o que las hará simplemente felices, por eso mencionaba al comienzo que la incapacidad sigue estando en la mente de la misma persona, muchas veces nos tienden la mano pero no la tomamos porque pensamos que nada va a cambiar. Creo yo que aquí juegan un rol muy importante la confianza y la perseverancia. La automotivación más grande así no tengas una pierna, no puedas salir de tu país, no te lo permita la política/religión/gobierno o que simplemente alguien te engañe, sigue siendo el sueño que anhelas, el que se resigna es el que se rinde y en esta vida sólo pierden los que se rinden.
      Espero haber podido aclarar en algo tu consulta Jalvru pero de todas maneras si tienes alguna otra pregunta házmela llegar, el buen conocimiento siempre nace de las diferentes perspectivas :)

      Un fuerte abrazo!

      “El mundo no incapacita a una persona, sólo una persona puede incapacitar todo su propio mundo”.

    • Hey muchas gracias Gabriel! como siempre apoyándonos, es bueno saber que hay gente con la que podemos compartir todos estos temas y esto nos dice que estamos yendo por el camino correcto como lo mencioné en el artículo :D un gran abrazo!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s